La Religión

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Religión

Mensaje por Creador el Mar Feb 19, 2013 5:58 am

La Religión de las gentes civilizadas


Esta es la creencia de los habitantes de las costas y de las llanuras del Valle, de las gentes civilizadas y de los descendientes de los servidores de los antiguos dioses que trajeron la luz de la cultura a los paganos bárbaros que habitaban estas ancestrales tierras.

El dios principal de esta religión es Aenor, el padre civilizador de las tierras que acompañado por los suyos logró unificar el territorio y que da el nombre actual al Valle. Es un dios representado con una larga y rizada barba, con un halcón posado en un hombro o junto a él y sentado sobre un gran trono de mármol. Encarna la sabiduría, la inteligencia y las artes de todo tipo, es el defensor de la civilización y guardián de los hombres por lo que también tiene una faceta guerrera en la que suele representarse igual pero con una gran espada. Este dios formó los ideales de caballería, fundó la Orden de caballeros de Aenor y estableció principios tan sagrados y antiguos como los que rigen el actual sistema gremial de las villas y de algunas ciudades con la ayuda de los otros dioses.

Enseñó la escritura y la lengua a los mortales del Valle, a forjar objetos con acero y sus enseñanzas sobre la construcción permitieron edificar los grandes castillos que ahora se encuentran por todo el Valle.

Otro gran dios es Myr, el antiguo dios del trabajo y de los artesanos así como del comercio. Este dios fue el que enseñó con gran ahínco a los mortales como había que preparar los materiales para realizar una obra, como debía hacerse y como debía venderse. Si quieres tener buena suerte en los negocios es muy común que se haga una ofrenda a este dios para que tus esfuerzos se vean recompensados y es, curiosamente, muy adorado en las ciudades libres. Esta deidad suele ser representada como un hombre de pelo castaño muy alto, con una larga barba (símbolo de sabiduría) , con unos poderosos brazos y con un gran martillo entre sus manos.


La diosa Meriel es muy adorada en las tierras agrícolas del Valle y en las familias de todo los lugares pues es la deidad de la fertilidad de las tierras y de los mortales. Vela por el equilibrio de la familia y por su felicidad por lo que suele ser representada en estado de gestación y sostiene con un brazo aun niño al que amamanta mientras lleva una cesta con una serie de productos agrícolas.


El dios Ithelien es la deidad de la guerra, de los caballeros y de sus valores. Suele ser muy valorado por los caballeros del Valle y por ello estos suelen llevar consigo el símbolo de una lanza de la que surge un rayo azul como amuleto de este. Suele ser representado sobre un caballo negro y con una armadura pesada y en plena carga con una lanza en su ristre de la que surge un gran rayo o volando con unas alas blancas con una reluciente espada. Su escudo suele tener dibujado un halcón como símbolo de su devoción al dios Aenor.


Hay muchos más dioses pero estos, en principio, son los principales y hay que decir que sobre la vida en el más allá los vivos piensan que al morir Aenor tomará en una balanza sus acciones y valorará el peso de sus actos. Si los buenos fueron mayores que los oscuros irán a la ciudad de los dioses, Aeniar, para pasar la eternidad en un remanso de paz y alegría pero si sus actos fueron oscuros pasarán a ser olvidados y su nombre (así como su existencia) no tendrá mayor trascendencia y su alma desaparecerá. Si el peso de sus actos buenos y malos están en un puro equilibrio volverán a nacer con un nuevo nombre y con una nueva existencia para que así se valore de nuevo a donde deben ir.

Los valores que todo hombre y mujer deben seguir son los siguientes

-Se y honrado.
-Ayuda al indefenso.
-Lucharás contra los falsos dioses.
-No matarás.
-No robarás.
-Venera a los dioses y a los ancestros.

Hay que decir que las grandes familias nobiliarias justifican su situación, poder y privilegios porque son descendientes de los llamados ancestros, es decir, de los primeros mortales en seguir los designios de los dioses y por ello fueron recompensados por ellos. Solo la Orden puede formar, por esto mismo, nuevas familias nobiliarias y no es algo que se haga a la ligera y hay que decir que todos los nobles adoran y rezan a su ancestro primigenio para que se comunique con los dioses y para que así vele por el bienestar de la familia.


Última edición por Creador el Mar Feb 19, 2013 7:13 am, editado 2 veces
avatar
Creador
Admin

Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 18/02/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Religión

Mensaje por Creador el Mar Feb 19, 2013 5:59 am

El Paganismo


Aun en el día de hoy existen pueblos que no rezan a Aenor ni a los suyos. Son gentes salvajes, bárbaras e incivilizadas que viven por y para el bandidaje y el saqueo de los pueblos civilizados (o al menos eso creen los hombres de las tierras del Valle). Habitan en las tierras más peligrosas del mundo conocido y ni hoy día los caballeros de la Orden han logrado llevar la verdadera fe a esas tierras montañosas y boscosas.

Cada tribu, cada clan y cada pueblo nómada tiene sus creencias pero todos tienen algo en común: adoran a la naturaleza y creen en que lo que hace al hombre es su capacidad de hacer la guerra. Esta dualidad religiosa crea una sociedad que no tiene templos pues para ellos todo bosque o manantial es, en si, un lugar sagrado y les rezan a los espíritus y esencias de la gran madre naturaleza. Para hacer un arco, por ejemplo, le piden permiso al espíritu del árbol que habita en el interior de ese ser y antes de cazar suelen rezar a los espíritus de los animales para disculpar su muerte... Todo acto debe estar justificado por estas gentes y el respeto a la tierra que los alimenta prima ante cualquier otro valor.

Por otro lado está el valor guerrero que determina que el poder que tiene un hombre, o una mujer (algo que en absoluto entienden las gentes civilizadas) viene determinado por la valía que demuestre en la lucha. Nadie, en estas sociedades, porta algo de riqueza que no haya obtenido en una batalla pues se rigen bajo la ley de la sangre. Dicha ley dice que todo hombre y mujer soluciona sus diferencias mediante el poder personal que solo se puede mostrar en un combate y dependiendo de la gravedad del conflicto este será o no a muerte. Si alguien porta algún objeto de oro significa que ha matado a su anterior poseedor y lo mismo ocurre con cualquier otra piedra preciosa u objeto exótico.

Los druidas, guías espirituales de estas gentes, son los grandes sabios, consejeros y maestros del padre guerrero. También pueden ser mujeres, siendo así maestras de la gran madre, y suelen ser gentes misteriosas, que hablan siempre con acertijos y que rara vez dicen algo con claridad. Suelen llevar largas túnicas, dejándose barba en caso de los hombres y es muy común que suelan llevar huesos labrados con runas, u otros objetos, que les permitan predecir el futuro.

Estos barbaros rara vez se ven en el Valle y si aparecen suelen ser temidos y odiados pues se dedican, constantemente, a saquear las tierras de las gentes civilizadas pero rara vez se niega su valía como mercenarios para cualquiera que pueda pagarles aunque nunca aceptan oro, solo objetos de hierro o acero y para ellos el valor de la moneda no tiene sentido pues se mueven mediante trueques.

Spoiler:
OFF: Si alguien quiere más información al respecto de los bárbaros, porque desee interpretar a uno, puede mandar un mp a esta cuenta y se le enviará un archivo con más información al respecto.
avatar
Creador
Admin

Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 18/02/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.