La Orden de Aenor

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Orden de Aenor

Mensaje por Creador el Mar Feb 19, 2013 6:34 am

La Orden de Aenor

Desde la caída de los dioses un grupo de caballeros han velado por que las antiguas tradiciones no se perdieran y por que la fe no se pervirtiera. Estos hombres y mujeres formaron una orden militar de caballeria que desde hace más de quinientos años ha velado por que los bárbaros de las montañas no asolaran las tierras civilizadas del Valle, han custodiado el gran paso montañoso del Castillo Negro y han mantenido la fe unida a lo largo y ancho de todo el territorio de los antiguos dioses.

Son una Orden con amplios privilegios, enormes extensiones de tierras y de castillos y tienen, también, un gran poder en todos los lugares pues tienen el control moral de la sociedad. Están profundamente jerarquizados y cada miembro tiene una tarea y una labor muy específica aunque, generalmente, todos se suelen dedicar a la guerra y a la oración.

Mantienen los caminos seguros de bandidos, ejecutan la ley por igual en todas las ciudades, fortalezas y aldeas, no están sometidos a ninguna jurisdicción específica y no tienen que rendir cuentas a ningún señor (lo cual suele generar más de un problema).  En el pasado mas de un noble se ha alzado en armas contra la Orden, por algún u otro motivo pero casi siempre lo único que ha conseguido es una estrepitosa derrota.


Su símbolo es un halcón blanco sobrevolando unas montañas nevadas sobre un fondo azul marino y a ellos pertenecen dos de los grandes castillos del valle (El Castillo Negro y El Castillo del Halcón).

La Orden está dirigida por un Sumo Maestre pero las grandes decisiones deben ser aceptadas por un consejo formado por los cuatro caballeros más sabios. Al ingresar un joven adepto aprende el manejo de las armas y de la monta, así como nociones básicas de escritura y las bases de la religión, para luego, al ser nombrado caballero, dedicarse a una tarea específica que le encomienden los altos cargos de la orden.

La compleja red de cargos de la orden es muy extensa pero, básicamente, cuando pasa a tener un cargo importante podrá elegir entre continuar con su formación práctica y de guerrero o dedicarse, en cambio, a un estudio más teórico de los antiguos conocimientos del mundo pero cabe decir que si aparece alguien muy ducho en las artes de la mente este podrá pasar directamente al estudio de la teoría y todos poseen un anillo que determina su posición dentro de la jerarquía.

La Orden no se suele entrometer en los asuntos de los señores o de las ciudades pero comercia y tiene tratos con ellos y, cuando faltan a la ley o la piedad hacia los dioses, interceden para cumplir con los designios de la tradición.

Dentro de la Orden no se mira el nacimiento de cada miembro por lo que, desde el hijo de un gran señor hasta un simple plebeyo, cualquiera puede formar parte de ella aunque, obviamente, la clase social de cada uno puede determinar futuros cargos que puedan llegar a poseerse.


Los Votos

Todo miembro de la Orden de Aenor debe cumplir y jurar cuatro grandes votos antes de ser investido. Estos votos fueron creados poco después de la partida de los Dioses para asegurar la paz y la estabilidad en el Valle, son muy antiguos por lo tanto y, ciertamente, no siempre se cumplen. Dependerá de cada uno interpretarlos y asumirlos o hacer oídos sordos (con sus posibles consecuencias).

-Obediencia: Aenor y todos los demás dioses con los señores últimos y los caballeros no son mas que sus siervos. El Sumo Maestre es la mayor autoridad tras estos, que regresarán algún día para traer la paz y la prosperidad al Valle. La obediencia a los valores de los Dioses, a los Dioses mismos y a la jerarquía de la Orden es fundamental.

En la Realidad: Lamentablemente no siempre los caballeros de la Orden sirven a los intereses divinos, muchos de ellos se sirven nada más que a si mismos o a sus familiares y ponen los grandes medios de la Orden a su servicio.

-Castidad: La familia nos ata, nos hace amar a una mujer y a unos hijos y anteponer, en muchos casos, a estos por encima del deber. Un caballero de Aenor vive por y para su honor y su deber por lo que la familia y los hijos son una bendición que no está a su alcance.

En la Realidad: Las necesidades humanas son muchas y entre ellas está el mantener relaciones sexuales, son muchos los caballeros que en sus momentos de permiso aprovechan para ir a lupanares o para tener amantes (masculinos o femeninos). De estas relaciones surgen muchas veces bastardos que, en la mayoría de los casos, terminan siendo caballeros y educados desde niños por la Orden.

-Pobreza: Aenor y los suyos están por encima del individuo, la riqueza y la codicia deben ser alejadas del siervo y para esto el voto hace que todo hombre y mujer de la Orden renuncie a los bienes materiales. Su espada, su armadura, su montura, sus libros, su comida y su casa, todo ello pertenece a la Orden y en cualquier momento se puede ver despojado de ello.

En la Realidad: Muchos son los caballeros que aceptan sobornos, que trabajan en "negro" para otros señores, que aprovechan su rango para vivir con demasiada comodidad, etc.

-Purga: Infieles, paganos, herejes, ladrones, bandidos, asesinos... Son muchos los criminales y salvajes que ponen en peligro el Legado de Aenor. Es el deber de todo caballero combatirlo a "Espada, sangre y Fuego".

En la realidad: Cierto es que la Orden desea acabar con los paganos, con los bandidos y maleantes pero el radicalismo no es universal. Muchos caballeros consideran que una postura mas moderada, a largo plazo, es mejor y, realmente, no son pocos los que piensan así.



Juramento de la Orden

Todo joven debe pasar por un duro entrenamiento y por una gran instrucción militar durante su aprendizaje en la orden y tras completar una misión, solo o en compañía de otros jóvenes, es nombrado caballero de pleno derecho de la Orden.

Frente al caballero que le introdujo en la Orden y que le enseñó todo lo que sabe sobre este dirá, arrodillado, las siguientes palabras:

Juro servir a los Dioses hasta el día de mi muerte.
Juro servir a la Orden.
Juro ser la espada del indefenso, el martirio del malvado y el escudo del Legado.
Los paganos nos asedian.
Los oscuros se alzan.
La Guerra es Eterna.
Pero desde hoy, hasta que muera, lucharé por que no anochezca
.

Tras finalizar el juramento un caballero de la orden, su padrino, se acerca al recién juramentados y le entrega un anillo de cobre que siempre deberá llevar encima para decirle, tras ponérselo, lo siguiente:

Álzate no como un plebeyo o un señor sino como un caballero de Aenor.


Última edición por Creador el Vie Nov 01, 2013 7:38 am, editado 3 veces
avatar
Creador
Admin

Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 18/02/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Orden de Aenor

Mensaje por Creador el Mar Feb 19, 2013 6:40 am

Jerarquía

Cargos mayores

Sumo Maestre de la Orden de Aenor: Jefe espiritual y guía de la Orden de Aenor, maestre supremo de las fuerzas militares y último depositario de todo el poder dejado en la tierra por parte de los dioses a los hombres. Su símbolo es el Halcón de Aenor pero dorado en vez de blanco. Puede haber sido tanto Caballero Juramentado como Bibliotecario.

Maestre Negro o Señor del Castillo Negro: suele ser un antiguo Bibliotecario (por la cantidad de secretos que allí se guardan) y cuida y administra el mayor baluarte de la Orden de Aenor. Es el señor de las tierras que lo circundan y el encargado de vigilar las entradas al Valle, así como de mantener bajo llave los antiguos objetos de los dioses.

Maestre del Halcón: Castellano del Castillo del Halcón, suele ser un antiguo Caballero Juramentado (por su situación fronteriza con otros señores) y se encarga de custodiar bajo su espada a buena parte de los territorios del Valle (del centro).

Gran Bibliotecario: Administra, cuida y trata todos los documentos antiguos, manuscritos, pergaminos, objetos arcanos y conocimientos de la Orden de Aenor en todo el Valle, su deber y obligación es llevarlos al Castillo Negro para ser estudiados y por ello comparte potestades con el Maestre Negro.

Maestre de Campo: Jefe de los caballeros juramentados y de los juramentados libres del Valle, que vayan impartiendo justicia, y de los capellanes.

Cargos Menores

Novicio: Un niño de entre cuatro y seis años, de origen noble (segundón) especialmente pero a veces los caballeros toman a niños de plebeyos si sus padres fueron muy piadosos o si les ven con elevadas capacidades. Aprenden a leer, escribir, montar, manejar una espada y sirven a sus superiores en todo cuanto deseen (son criados).

Aprendiz: Miembro ya de la Orden, pasa por un ritual de saneamiento en el cual se sumerge el cuerpo del muchacho (con diez años) en agua fría y se le hace jurar que servirá de por vida a la Orden. Toma los votos de castidad, pobreza y obediencia hacia los dioses y la orden. Aprende con más profundidad las artes de la escritura y lectura, se le enseña la tradición del a orden (teología, historia, geografía, legislación, etc.).

Juramentado: A los 15 años jura de nuevo ante el Sumo Maestre que servirá de por vida a la Orden y a los dioses. Es el siervo medio de la Orden, sirve tanto para las letras como para la guerra pero se dedica especialmente a lo primero pues puede servir en una capilla o en una biblioteca (aprendiendo de los sabios). La mayoría de los miembros de la Orden son de este grupo (tres quintos del total).

Capellán: Juramentado de cuidar y organizar una capilla, asiste espiritualmente a las gentes de esa tierra rural o del barrio urbano en el que resida.

Caballero Juramentado: Si el juramentado, a los veinte, decide tomar el camino de la defensa de la Orden podrá tomar el Voto de la Espada. Dicho voto le permite empuñar siempre un arma por y para defensa de la Orden y de la Justicia. Se especializa a partir de ese momento en la batalla y en el Arte de la Guerra pero, hay que decir, que son muy pocos caballeros los que llegan a este campo.

Bibliotecario: Si el juramentado decide, por sus actitudes, dedicarse total y enteramente a las letras podrá tomar el Voto del Pergamino. Dicho voto le permitirá estar en cuerpo y alma aprendiendo los secretos de los dioses, escribiendo y adquiriendo toda clase de conocimientos pero dejará a un lado el arte de la espada (sólo un quinto llegan a este nivel).
avatar
Creador
Admin

Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 18/02/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.